dimarts, 26 d’abril de 2016

TESOROS CREATIVOS (DE PIEZAS SUELTAS Y MINI MUNDOS)


Los tesoros creativos los configuran aquellas propuestas que contienen un alto potencial creativo y divergente para los niños. Son actividades valiosas simplemente por el material que emplean y por la esencia que desprenden. Una esencia cargada de cultura de infancia; de situaciones, acciones, movimientos y juegos que han estado formando parte del ser niño y niña desde hace mucho tiempo. Los tesoros creativos que se presentan en este escrito nos gustan especialmente y hemos dedicado una cuidadosa atención a lo largo de este curso; se trata de las Piezas Sueltas y los Mini Mundos. En este artículo presentamos breves pinceladas sobre estas situaciones de juego, las cuales desarrollaremos en las próximas publicaciones.


Juego con Mini Mundos y Piezas Sueltas de la mano de Joguines Grapat
Lejos de ser propuestas, se trata de situaciones y materiales de una gran belleza, sencillez y al mismo complejidad. Y todas estas características dependen de los materiales que tienen los niños a su alcance; su recolección, organización y presentación.



La recolección consiste en ir a cazar tesoros cotidianos y maravillosos. Es un trabajo encadenando, porque un elemento te lleva a otro casi sin darse cuenta, de una forma sutil e insinuante (y así es como nace el Coleccionismo pedagógico). Los niños y las niñas son grandes recolectores de pequeños tesoros que encuentran en su entorno. Lo diminuto, que para nosotros podría pasar desapercibido, es un gran hallazgo para ellos, que lo recogen y lo guardan con cuidado. Este magnífico coleccionismo que aparece espontáneamente en sus bolsillos, en sus mochilas... Parece que recojan cualquier cosa; pero lejos de ser elementos al azar, son trocitos de mundo que guardan para crear este rompecabezas del Todo y Nada que nos rodea. Son como pequeños exploradores que recogen muestras de la realidad y que si encuentran un adulto que les permita coleccionar y darles una forma organizada, podrán estructurar el mundo; dar respuesta a las mil y una preguntas que les pasan por la cabeza.


Así aparece el juego con piezas sueltas; piezas que se han perdido y encuentran su camino gracias a las manos inquietas que tienen ansia por descubrir y conocer el mundo a través de sus juegos.

La organización se da casi de forma inconsciente. Como seres humanos buscamos la estructura y la clasificación. Ya hablaba Montessori de unos períodos sensibles, y el orden y la armonía aparecen como una necesidad a edades muy tempranas. Así podemos observar niños emparejando zapatos, clasificando materiales, ordenando elementos, creando conjuntos... porque todo el pensamiento lógico matemático, en las primeras edades, parte de la sensorialidad; de lo sentido y vivido. Y somos nosotros, modelos incansables de los más pequeños, los responsables de garantizar esta organización traducida en cuidado y orden. 

Organización y presentación de piezas sueltas

Un orden que difícilmente se concibe cuando hablamos de tal cantidad de materiales y elementos que se ponen al alcance de los niños. Y es entonces cuando aparece el caos, el desorden, la desorganización... ¿Pero qué es el caos? ¿Qué representa para los niños? Difícilmente podremos saberlo si no nos ponemos a su altura e intentamos pensar como ellos. 

Los Nins de Joguines Grapat en una provocacion con piezas sueltas

Gran despliegue de escenarios en miniatura (Mini Mundos) i piezas sueltas

Los materiales de Grapat son abiertos, versátiles, no están estructurados... son perfectos para complementar Mini Mundos y piezas sueltas.

Para los niños el caos es un orden que los adultos no podemos entender. Tan simple y complicado a la vez. No hay orden sin caos, y en un mundo dual como el que vivimos hay que aceptar, vivir y sentir los polos opuestos. Ya sabemos que los niños vibran con la oposición; pasan del llanto a la risa, del amor al odio en cuestión de segundos. Pues en su juego pasan del orden al caos con la misma facilidad. ¿Qué podemos ofrecer los adultos para acoger y dar lugar a este caos? Un espacio seguro, limitando y contenido. Y resulta tan sencillo como crear continentes por el juego (hablaremos de estos continentes en próximos artículos). Una alfombra puede ser de ayuda, al igual que una bandeja, una caja, un marco, un espejo... Y resulta fascinante observar la magia de cuando el juego se encuentra contenido, para que así se da un orden a la dispersión de materiales, una lógica y una coherencia. Llega un momento en que el caos llamamiento para reencontrar el equilibrio, y aquí, el papel del adulto como persona al servicio del juego infantil es primordial. Restablecer el orden para que pueda volver a aparecer el caos organizado.

Materiales que fomentan el pensamiento creativo y divergente © Alex Brosa / Joguines Grapat

© Alex Brosa / Joguines Grapat
"La imaginación es más importante que el conocimiento"(Albert Einstein)

Creando y jugando sin instrucciones con los materiales de Grapat
Hemos hablado de recolección y de organización, pero aún falta tratar el tema de la presentación de los materiales. Ya hice algunas pinceladas al artículo Contemplando la belleza y profundizaremos más en próximos artículos. Seguramente es el asunto más complicado, lo que genera más dudas: ¿cómo coloco esto para que sea sugerente? ¿Qué recipientes uso para provocar con estos materiales? ¿Lo pongo todo? ¿Qué cantidad? ¿Cómo lo presento a los niños? Las respuestas son muchas y muy variadas. No hay una receta mágica ni una única fórmula. Todo depende del momento, el lugar, la situación, la energía... Son tantos factores a tener en cuenta que el mejor aliado son los ojos y su acción silenciosa y cuidadosa: la observación. Deteniéndonos a contemplar las acciones de los niños entenderemos qué, cómo y cuánto necesitan. Es orgánico e intuitivo; también respetuoso con la persona que acompaña el juego (cada uno conoce sus límites frente al orden, el caos y la des-estructuración).

© Alex Brosa / Joguines Grapat
La colocación de las piezas sigue un ritmo estrictamente interno que permite la improvisación y la espontaneidad, siendo todo posible y válido dentro de un entorno preparado, contenido y asegurador. Sólo observar a un niño jugando con piezas sueltas nos podemos dar cuenta de su belleza y naturaleza. Todas las estrategias creativas e imaginativas se ponen al servicio del juego; las manos disponen los materiales huyendo del racionalismo de la mente, que se mantiene callada y serena. Reina la concentración y, a menudo, el silencio. A veces la emoción inunda la estancia, cuando grupos de niños comparten con emoción y efusividad una misma idea. Es en estos momentos cuando aparece un niño o una niña que, con la lengua fuera, pone toda su atención al movimiento de sus manos. La lengua le ayuda a concentrarse, a controlar los movimientos que aún no están del todo adquiridos. Otros crean paisajes sonoros cuando, al colocar los elementos, emiten pequeños gemidos y sonidos que ponen banda sonora a las creaciones, una música que surge de su centro interno. Hay también quien aguanta la respiración mientras apila unas piezas que requieren de equilibrio. No es mágico? Este es el juego real.

"El juego es la más alta forma del desarrollo humano en la niñez, Porque es en sí mismo la más libre expresion el que habita en el alma del niño" (Froëbel)

La composición con piezas sueltas, combinadas con personajes diversos, provocan la creación de Mini Mundos, un tipo de juego imaginativo y de roles que invita y provoca a los niños a ser creativos y espontáneos en un contexto de juego dramático-representativo. Se trata de escenarios en miniatura que representan espacios diversos con los que jugar.


© Alex Brosa / Joguines Grapat
¿Son o no son tesoros creativos? Porque la sencillez es la clave de la vida. Y es en las pequeñas cosas cotidianas donde encontramos elementos insólitos que llaman para formar parte de juegos y aventuras. Afinar la mirada, coleccionar, maravillarse y dejarse llevar son las pistas para encontrar el tesoro. ¿Vienes en su búsqueda?

No hace falta decir que soy fan de los materiales de Grapat. Los Nins me han acompañado de viaje, a múltiples formaciones... Los carretes, casitas, cuencos, bolas... todos son tan abiertos que han servido para hablar de espacios y materiales, de juego al aire libre, de matemáticas, de creatividad, de construcciones... Desde aquí felicitar a todo el equipo de Grapat por su labor como fabricantes de juguetes de calidad, por ser tan auténticos y por abrirme las puertas a su gran proyecto. Por muchos Mini Mundos y Piezas Sueltas juntos!!!

Aprovechar para anunciar que el sábado 21 de mayo volveremos a hacer la formación de Mini Mundos y Piezas Sueltas en Barcelona. ¿Te apuntas? Será de 9 a 14h en el Espai Tata Inti (Carrer d'En Blanco, 38. Barcelona).


dilluns, 4 d’abril de 2016

CRÓNICA DEL VIAJE A PISTOIA

Una cincuentena de profesionales de la educación visitamos los servicios educativos de Pistoia el pasado mes de marzo. Fueron tres días intensos de visitas a escuelas y áreas infantiles. Tres días en los que pudimos ver, pensar y sentir la educación de un municipio que nos captó por sus gentes, sus colores, su cultura... y sobre todo por su visión de infancia y de educación.

Pintura expuesta a una cafetería. Estaba acompañada de un texto precioso sobre la tarea de educar.
Pistoia es una ciudad de la Toscana Italiana con cerca de 90.000 habitantes. Tiene un centro histórico que invita a perderse por las callejuelas de piedra y en detenerse ante cualquier obra artística que vas encontrando a cada paso. Su gente es encantadora y no tardamos mucho a sentirnos como en casa.




La ciudad de Pistoia. Su mercado, su gente, sus colores, sus perfumes ...
Nuestro viaje estaba destinado a conocer los servicios educativos para los niños de 0 a 6 años. Los Nido son los centros para niños de 0 a 3 años. Las Scuola dell'Infanzia son centros para niños y niñas de 3 a 6 años y las Areabambini son espacios de juego, investigación, descubrimiento ... para niños hasta los 10-11 años. Hay 4 Areabambini por toda Pistoia: la Gialla (destinada más a la narración y la literatura), la Rubia (destinada a los bebés y niños más pequeños); la Blu (destinada a la investigación y expresión artística) y la Verde (destinada a la naturaleza y el medio ambiente).

Areabambini Verde
Areabambini Blu
Son muchas las cosas que contar ... muchísimas. La primera de todas es que en nuestro territorio estamos construyendo una educación y una escuela que se acerca mucho a estos modelos anhelados. No obstante, la reflexión siempre está. A continuación os presento los cinco aspectos que más me hicieron reflexionar esta visita.

La biblioteca de la escuela La Filastrocca. Diseñada por un arquitecto, en un diálogo constante con los niños.

La literatura está muy presente en todas las escuelas. En la imagen, un armario reciclado como expositor de libros.

La imagen de niño en toda la ciudad

Como muchas ciudades del norte de Italia hay una comprensión y un respeto hacia la infancia. Se nota paseando por la calle, en sus parques y jardines... Cuando un parque niño tiene estructuras de juego diseñadas por artistas locales para el disfrute de los niños... esto es una ciudad que tiene en cuenta a la infancia! Porque los niños son los adultos de mañana; y si crecen en un entorno que les acompaña y los respeta, luego serán adultos que acompañarán y respetarán.


Il Giardino Volante. Un jardín destinado a los niños, con estructuras de juego creadas por artistas locales.
La verdadera comprensión del concepto de hacer comunidad

Construcción realizada por un niño de 5 años en la escuela La Filastrocca
Seguramente uno de los aspectos que más me gustó fue éste. El segundo día de visitas comimos en una de las escuelas. Y fue en ese momento cuando nos dimos cuenta de la importancia de aquellos que cuidan y cuidan de los niños. En la escuela Marino Marini, Dora, una maestra que nos hizo la guía para todo el centro, nos acompañó también a la hora de comer. La cocinera de la escuela nos había preparado una mesa muy cuidada, con un mantel individuales hechas a partir de creaciones de los niños; unos cuencos de cristal con agua y flores que decoraban toda la longitud de la tabla. Las dos apresuraron en servirnos la comida, al comprobar que estábamos a gusto. La cocinera atendía a aquellas personas con intolerancias y alergias, acercándolos su menú especial. Y entonces cae sobre el pensamiento la imagen de algunos de nuestros comedores escolares, totalmente impersonales, con cabida para muchísimos niños. No hay preocupación en poner la mesa, en cuidar los detalles ... La hora de comer se convierte en un rato meramente mecánica. Por suerte muchas escuelas están apostando por un proyecto de comedor respetuoso.


Momento de comer en la escuela Marino Marini.
Volviendo a nuestra visita a Pistoia, en este momento de comer con ellas es cuando te das cuenta de lo que nos habían contado: en las escuelas no hay una organización vertical, sino horizontal. La figura del director no existe; todas las personas educadoras hacen las mismas tareas y son igual de importantes que el personal de limpieza, los cocineros ... Esto también lo vivimos en el laboratorio de cocina en la escuela La Coccinella: ya no es sólo una cocina, es un laboratorio para todos los sentidos. Cocineros que vibran con el proyecto pedagógico, que creen y que participan activamente de la vida educativa de la ciudad. Esto es comunidad! Además de todo el vínculo dentro-fuera que establecen con la ciudad y que explico más adelante.


Laboratorio de cocina; donde pudimos ponernos en la piel de los cocineros de las escuelas y cocinar y probar platos típicos y deliciosos.

Una educación inclusiva real

En las escuelas municipales de Pistoia no existe la figura del maestro de educación especial. No está y no lo quieren. El motivo es muy simple: si hay un especialista en educación especial, automáticamente parece que aquellos niños que tienen necesidades educativas específicas (NEE) se convierten en "propiedad" de aquel especialista. Y no quieren eso. Quieren que todos los niños vivan y convivan en igualdad de condiciones. Por ello, si hay algún caso que necesita especial atención, incorporan una nueva persona referente al grupo, pero no para hacerse cargo de ese niño, sino para acompañarlos a todos. Llegados a este punto también hay que remarcar que en las aulas siempre hay dos adultos de referencia (tres si hay necesidades educativas específicas).

Perchas con perchas con las fotos de los niños; y espacio para guardar las pertenencias.
Así pues, la educación especial no es tarea de un especialista, sino de toda la comunidad. Con esto no se quiere decir que no sean necesarios conocimientos sobre NEE. Pero todos deben tener estos conocimientos y hay que compartir una misma línea de actuación y de acción. Pienso que a nosotros nos queda mucho trabajo por hacer... cuando las cuidadoras sólo se encargan de un niño de forma exclusiva (y unas pocas horas, en algunos casos); cuando los especialistas en educación especial sacan del grupo de referencia a algunos niños para hacer un trabajo más concreto; cuando la formación en atención a la diversidad (en todos los sentidos) es una asignatura pendiente...

Materiales abiertos, versátiles, reciclados ... el Nido Regina Margherita
Espacios de encuentro y de grupo al Nido Il Faro

Un diálogo constante entre la escuela y la ciudad

Sorprendente y fascinante vinculación que tienen las escuelas con la cultura, el arte y la vida de la ciudad. Es un constante ir y venir, otro punto clave de la configuración de la comunidad. Los proyectos que realizan los niños tratan de su pueblo, de sus edificios, monumentos, museos, tiendas... Probablemente este es uno de los aspectos en los que nosotros tendremos que detenernos más y reflexionar mucho. Los niños de Pistoia conocen su ciudad, la quieren y la respetan. Conocen sus museos, han trabajado sus obras artísticas; hacen recorridos por las calles buscando elementos significativos; viven en las plazas y avenidas...


Proyectos de investigación sobre la ciudad de Pistoia y su entorno. Producciones realizadas por niños de 5 años de la escuela Marino Marini.

Coordinación entre todos los servicios para la infancia

A pesar de no existir la figura de director en las escuelas, sí hay la figura de coordinador/a pedagógico. Este coordinador/a se encarga de velar por la coherencia y cohesión pedagógica de todas las escuelas municipales de Pistoia. Hay un proyecto educativo común y después hay proyectos particulares que crea cada escuela. La coordinación ayuda a seguir una línea de acción; establecer unos ejes fuertes y estables que aseguran la calidad y la continuidad de los servicios.

Entrada de l'escola Il Castello. Un espai estèticament pensat que ens dóna la benvinguda.
Tres días de visitas sólo acercan a una realidad de forma parcial; pero nos han abierto las puertas a conocer esta realidad tan preciosa y preciada. Ha sido el primer viaje pedagógico que hemos organizado, pero a buen seguro no será el último.

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que trabajan en los servicios educativos de la ciudad, por su acogida, amabilidad y generosidad. En nuestro conductor Francesco, por su puntualidad y paciencia. Al Xavier, por su profesionalidad y cuidado a la hora de interpretar el italiano. A Noemí, Laura y Micaela, por su acompañamiento para las escuelas y ayuda en entender mejor el italiano. En el restaurante Degna Tana por acoger a tantas personas en una cena deliciosa. A Jugar i Jugar, Joguines Grapat y Jugaia, por los obsequios que ofrecisteis a todos los participantes y por la gran labor que realiza. Y también, y como no podía ser, a todas las personas que participasteis el viaje y que nos acompañasteis en esta fantástica aventura. Gracias a todos y todas!

Las fotografías han sido realizadas por las diferentes personas que hemos visitado Pistoia. Gracias por compartirlas!

Te gustaría participar en nuestros viajes pedagógicos? puedes rellenar este formulario. Sólo tardarás 2 minutos y tendremos en cuenta tu opinión para la organización de más viajes.